Noticia - Nota de fallecimiento

10 Jun
nota-de-fallecimiento

Nota de fallecimiento

Juan Segundo Ovalle Madariaga nace un día sábado 26 de noviembre de 1932 en la ciudad de Santiago de Chile. Se crió en una familia llena de amor, hijo de Miguel Ovalle Córdova y Elvira Madariaga Alarcón, fue el primogénito de tres hermanos, le sucedieron Orlando y Miguelina y se establecieron en la ciudad de Tocopilla. 

Fue a la edad de 18 años, en el año 1950, que decide viajar a Santiago para estudiar en la Universidad Técnica del Estado. Mientras estaba en la capital, en sus tiempos libres participaba como cantante melódico en la radioemisora "Sol del pacífico". Es allí donde conoce a quién llegaría a ser su compañera de vida, Toña (como él le llamaba), una muchacha de tan solo 15 años quién cantaba folclor.

Al terminar sus estudios, Juan regresa a Tocopilla y es en esa ciudad donde conoce a su mejor amigo, Jesús, así uniéndose a la Iglesia Adventista del 7º Día. Después de un tiempo regresa a Santiago donde se reencuentra con Antonia. Ahora Juan ya no es el mismo, dejó el ateísmo abrazando el Evangelio Eterno. 

En este contexto Juan invita a Toña a conocer a Jesús y es así como un 11 de febrero de 1956 deciden casarse bajo la bendición de Dios. Ahora ya no cantarían para el mundo, cantaban para el Rey de Reyes. 

Formaron un hermoso hogar conformado por 4 hijos: Elías, Alex (quién duerme en el Señor), Susana y Liliana. En ese hogar, lleno de amor, donde se cantaban himnos, se hacía el culto familiar y se practicaban melodías en voz e instrumentos para alabar y adorar al Creador.

Juan fue un cristiano consecuente con lo que creía, entregado al ministerio de la obra misionera, pionero en las unidades evangelizadoras y grupos pequeños, un laico activo formador de iglesias.

Tanto en actividades eclesiásticas como en su desempeñó profesional, logró ganar almas para Cristo en universidades y establecimientos educacionales.

Juan fue un esposo, padre, abuelo, bisabuelo, tío, hermano, profesor y amigo ejemplar; sabio, consejero, optimista, con él se pasaban gratos momentos donde abundaban sus bromas y chistes, terminando siempre con una carcajada.

Sus obras quedarán plasmadas en las vidas de sus descendientes; sus hijos, hijas, nueras, yernos, nietos, nietas, bisnietos y bisnietas quienes conforman la "Familia Ovalle".

Juan y Antonia tuvieron una larga vida juntos, 62 años de matrimonio, caminando al lado de Jesús.
Al cumplir 85 años y 7 meses, descansa en el Señor, confiado plenamente en las palabras del Apóstol Pablo: "Porque para mi el vivir es Cristo, y el morir es ganancia". Filipenses 1:21

Parte de la necrología de nuestro hermano que fue leída en el servicio realizado. Además, se dieron las indicaciones para los servicios del día domingo 10 de junio a las 14:30 horas como un último servicio en la Iglesia Unach para posterior a las 16:00 horas desplazarse hacia el Cementerio Parque de Chillán, ubicado en Lord Cochrane 198.

A nuestro amigo, y hermano en Cristo, Juan le encantaba la música, es por ello que como familia impulsó un ministerio como familia el cual perduró a través de los años y donde las diferentes generaciones mantienen ese espíritu en sus corazones y andar en la vida cristiana. A continuación les dejamos el disco, denominado "Deja al Señor actuar", que grabaron como familia en sus inicios en las plataformas disponibles: Apple musicSpotify.